Tu navegador no está actualizado.

Para ver correctamente esta página actualiza tu navegador.Actualiza tu navegador ahora

×

Riedel

“Riedel fabrica las mejores copas, tanto desde el punto de vista técnico como del mero disfrute. El efecto de estas copas en el buen vino es profundo. No soy capaz de destacar hasta qué punto marcan la diferencia”.

Robert Parker, experto en vinos de referencia mundial

RIEDEL es uno de los fabricantes de cristalería más importantes del mundo. Tradición e innovación son las señas que han forjado su éxito en sus más de dos siglos de historia. Desde sus orígenes en el norte de Bohemia en 1756 y hasta el día de hoy, ha convertido el trabajo del cristal en una equilibrada combinación de arte y ciencia en pos de los más altos estándares de calidad. A lo largo de once generaciones, Riedel se ha caracterizado por la excelencia en la fabricación de unas copas consagradas al placer de obtener el mayor disfrute en la degustación del buen vino.

Ya en el siglo XX y tras la Segunda Guerra Mundial, el régimen comunista confiscó y nacionalizó en Checoslovaquia las fábricas de Riedel. El heredero, Claus Joseph, se vio obligado a empezar desde cero y, asociado con su padre, Walter, compró en 1958 la sede central actual, situada en la localidad austríaca de Kufstein.

Un nuevo concepto de copa

Claus Joseph fue el artífice de un cambio de tendencia que revolucionó las alacenas de restaurantes, bodegas y domicilios de todo el mundo. Bajo su dirección, Riedel dejó atrás las copas decorativas y coloreadas de moda hasta entonces y se convirtió en pionera de la cristalería funcional.

Demostró que el tamaño y la forma de la copa influyen en la percepción del aroma y el sabor de la bebida y empezó a utilizar cristal fino soplado, sin adornos, para reducir el diseño a su carácter esencial: vaso, pie y base de apoyo. Inspirándose en los principios de la Bauhaus, comenzó a crear copas que ensalzaran bebidas determinadas sin olvidar la estética. La forma se ajusta a la función.

En los años 60, Riedel se rodeó de los mejores sumilleres y enólogos del momento y fruto de sus investigaciones lanzó la celebrada serie de copas Sommeliers, la primera cristalería en el mundo adaptada a las particularidades de cada bebida. Esta innovación revolucionó el modo de entender y disfrutar el vino, ya que cada copa está especialmente diseñada para dirigir la bebida hacia las zonas gustativas más adecuadas, hasta conseguir el equilibrio perfecto.

En la actualidad, la colección Sommeliers comprende treinta copas elaboradas para realzar y diferenciar cavas, vinos, licores y bebidas no alcohólicas. Las últimas incorporaciones son la copa Montsant –desarrollada a petición de la Denominación de Origen– y el vaso Coca-Cola, fruto de un acuerdo entre la sede de la marca de Atlanta y Riedel.

Pleno reconocimiento del sector

Georg Riedel, hijo de Claus Joseph, perfeccionó la investigación sobre las variedades de uva y la forma de la copa. Esta labor exige organizar seminarios y catas frecuentes a los que asisten propietarios de bodegas y expertos internacionales, dado que Riedel diseña sus copas según las experiencias de las catas. Wine Spectator y Decanter, dos de las revistas más reputadas del sector vitivinícola, definieron a Georg como un “fabricante de cristalería devoto del vino” y lo nombraron Hombre del Año, respectivamente.

Robert Parker, crítico de referencia mundial y uno de los máximos exponentes de la cultura del vino, también ha expresado su devoción por Riedel al afirmar que “fabrica las mejores copas, tanto desde el punto de vista técnico como del mero disfrute”.

 

Por qué Riedel 

La copa es una completa herramienta de transmisión de impresiones táctiles, visuales, olfativas y gustativas. Un caldo parece completamente distinto si se sirve en copas diferentes, hasta el punto de que catadores expertos pueden llegar a creer que no han degustado el mismo vino. Riedel ha demostrado científicamente por qué la forma de la copa influye decisivamente en la percepción del vino.

El contenido es la forma

Las copas de Riedel son específicas para cada variedad de uva. El objetivo es acentuar la armonía del vino y aunar su personalidad con el olor, el gusto y el aspecto, entendido como un todo que se suma a la belleza de la copa.

Esta debe realzar la calidad e intensidad del bouquet o aroma del vino y dirigirlo hacia las zonas gustativas adecuadas del paladar. El punto inicial de contacto con el vino depende de la forma y el volumen de la copa, del grosor del cristal, del diámetro del borde, y de su acabado (si ha sido tallado y pulido o si es un borde redondeado).

El principio fundamental que Riedel aplica rigurosamente es que el contenido, el vino, determina la forma. Riedel es el primer fabricante de copas del mundo que combina forma y función sin renunciar a una estética cuidada hasta el más mínimo detalle.

El tamaño

El tamaño de la copa influye en la calidad y la intensidad de los aromas. Según la personalidad del vino o licor, variará el espacio reservado para inhalar el aroma desprendido. Los vinos tintos requieren copas grandes, mientras que para degustar los blancos son mejores las copas de tamaño medio o pequeño, que ayudan a destacar las notas frutales en lugar del contenido alcohólico.

El escanciado

Según los estándares estudiados por Riedel, para conseguir la máxima expresividad de las características de cada caldo, la copa de vino tinto debe llenarse 110-140 ml, en el caso del vino blanco basta con 85 ml, y con los licores no habría que superar los 30 ml.

El bouquet

La personalidad del vino y su afinidad a la forma de la copa determinan la calidad e intensidad de los aromas. El bouquet, el aroma del vino, se percibe sólo dentro de un margen limitado de temperaturas. Las bajas moderan la intensidad, y las altas estimulan especialmente los vapores alcohólicos. Riedel ajusta el tamaño y la forma de la copa a los aromas característicos de cada variedad de uva.

El sabor

Las copas Riedel estudian las características de cada variedad para transmitir las cualidades del vino o licor a las fosas nasales y al paladar, de modo que puedan expresar plenamente su personalidad. El regusto final desempeña un papel importante en la impresión general y también depende en grado superlativo del diseño de la copa.

El valor de la tradición

Riedel sigue elaborando artesanalmente algunos de sus productos. Gracias a la pericia de expertos sopladores de cristal, fabrica copas, jarras y decantadores de elegantes diseños a partir de cristal fundido al rojo vivo. La producción de cada vaso exige la máxima atención: después de soplar el cristal fundido en un molde, se agregan manualmente el pie y la base utilizando métodos que se remontan a épocas de la antigüedad.

COPAS

Riedel fabrica colecciones de copas para todos los estilos de vida, en todos los rangos de precios, ya sean para la evaluación crítica de vino, un picnic o una cena. Existe una colección de copas Riedel para cada amante del vino. En nuestra tienda online podrá encontrar una selección de copas Riedel para su disfrute.

DECANTADORES

Los decantadores Riedel combinan elegancia y funcionalidad. Decantar un vino lo oxigena, acelerando su proceso de evolución. La decantación disminuye la cantidad de dióxido de carbono y "madura" el vino, permitiendo que su buquet se exprese más rápidamente. Visite nuestra tienda online y elija el decantador Riede que más se adapta a sus necesidades. 

Conozca la última creación de Riedel, Ayam, un decantador moderno y versátil, perfecto para abrir y oxigenar vinos tintos con añada.